lunes, 15 de abril de 2013

¿Estoy al día..? ¿Qué día es hoy..? ¿Dónde estoy?

Estuve bastante tiempo dándole vueltas a esta idea del APA. De entrada hubo algo que me generó cierto malestar... Luego de pensarlo durante bastante rato descubrí qué era aquello.

El tema es que ambiente me resulta una palabra demasiado neutra para designar el conjunto de relaciones sociales en el cual se imbrica el proceso educativo y en el que se producen los aprendizajes. En la educación y en la sociedad se juegan (se arriesgan, se apuestan, se disputan y en ese sentido se gana o se pierde) significados, valores y prácticas que devienen de miradas acerca del mundo y la vida diferentes y hasta antagónicas. Es decir que no se trata solo de consumo o producción de información. La educación es un campo de lucha por los significados y el aprendizaje queda atravesado por esa lucha... La pregunta que me surgía es ¿como dibujar esas líneas de fuerza, de oposición y confrontación en mi ambiente?

Otra cuestión es también el tema de las tecnologías o herramientas, medios o recursos... creo importante una reflexión (que no haré aquí por falta de tiempo) sobre el ¿para qué? de esas herramientas... es decir, con qué fines son creadas.

También está el tema del aprendizaje ¿puede pensarse el aprendizaje como un acto exclusivamente individual? o dicho de otra forma ¿puede pensarse en una dimensión social del aprendizaje? ¿qué implica la pugna por el sentido en el aprendizaje? ¿no implicaría al menos la confrontación de sentidos entre personas (o mejor clases sociales o proyectos políticos) como así también con uno mismo?

Creo que me gusta más la palabra mundo que ambiente. Y común, más que personal, para poder designar el conjunto de relaciones sociales y educativas desde una perspectiva social y no centrada en el yo.

Sin duda, pensar el APA, como concepto en primera instancia, me permitió pensar en muchas direcciones. Finalmente, me dejé dibujarlo (varias veces) y en la medida en que lo fui dibujando fui descubriendo algunas otras cosas más. Así quedo:




Mientras reflexionaba APA como concepto, y ahora sobre el dibujo de mi propio APA me doy cuenta de que varias preguntas siempre estuvieron (y están) dando vueltas en mi cabeza y corazón todo el tiempo... ¿para qué? ¿cómo? ¿con quiénes? ¿a favor de qué? ¿en contra de qué..? aprendo... Estas preguntas están presentes en mí, de modo cada vez más consiente, desde que tomé contacto con las ideas de Freire y la educación popular, allá por 1998.

Al mirar el dibujo del APA encuentro que de todos los medios o herramientas, el más presente es la palabra. Luego viene la escritura, distintas tecnologías organizacionales como las organizaciones barriales o la universidad y los proyectos...

No puedo dejar de pensar que el mundo de capitalismo globalizado en el que vivímos, el estado y el mercado son el escenario de mi APA (y de cualquier APA) Cualquier herramienta o medio, está a la vez mediatizado por estas instancias. Por ejemplo, un libro, no media solo entre el lector y el escritor, ambos también están mediados por el mercado (por ejemplo por las editoriales y mi trabajo) etc...

La cuestión central me parece, entonces, más que los medios y la herramientas es para qué y con quiénes elegimos aprender, encontrarnos, crear, proyectar, reflexionar...